Acelga

Viene de la familia de las Quenopodiáceas, la acelga se diferencia por tener hojas grandes, ovaladas y de un color que puede variar entre verde oscuro, verde claro y amarillo. Su tallo es grueso, alargado y de colores que van del blanco al amarillo (en algunas regiones del mundo se cultiva también una variedad exótica de color morado). Esta hortaliza se siembra durante todo el año en lugares donde el clima es constante y sin cambios bruscos.

Originaria de la costa europea del Mediterráneo, la acelga era apreciada en la Antigüedad por griegos y romanos. En el siglo XIX, su consumo se difundió a otras partes del mundo, especialmente a América. Hoy entre los principales productores de acelga son Francia, Italia, Alemania, Estados Unidos y Canadá.

Información Nutricional Acelga

Rica en proteínas, esta hortaliza tiene un alto contenido de vitaminas B2, B6, C y K, betacaroteno (provitamina A) y fibra. Además, es una excelente fuente de hierro, potasio y magnesio; y, en menor proporción, de calcio, fósforo y zinc.

Propiedades de la acelga

La acelga tiene un bajo valor calórico (100 gramos aportan sólo 20 calorías) y su consumo garantiza una sana digestión, de ahí que se le considere un alimento ideal en regímenes dietéticos de control de peso.

Usos Medicinales Acelga

Sirve como laxante, especialmente para pacientes con problemas intestinales y en casos de estreñimiento crónico. Por sus propiedades antioxidantes y su aporte de ácido fólico, se recomienda su consumo en mujeres embarazadas: su alto contenido de agua (48%) y potasio le brinda propiedades diuréticas que neutralizan el desarrollo de hipertensión arterial y retención de líquidos. También alivia irritaciones de las vías urinarias. No obstante, las personas con problemas renales y artritis deben reducir el consumo de acelga, pues contiene ácido oxálico, sustancia que promueve la formación de cálculos.

Compartir este articulo

Contacto