Cultivo y semillas de aguacate

Suelo para el aguacate

El aguacate no es muy exigente para el suelo en que vegeta; lo es más respecto al clima, y otras condiciones de vegetación, tales como el drenaje y la protección que requiere el suelo contra los ardores del Sol. Estos árboles crecen en suelos de distinta composición, pero siempre que estén bien drenados. convendría preferir suelos que contengan buena proporción de fosfatos alcalinos, pues la semilla del aguacate contiene entre otros elementos, fosfatos de potasio y de sodio, así como otras sales de bases alcalino terrosas. En general, un buen plantío de aguacate, se tendrá en un suelo fértil, profundo y fresco, de subsuelo permeable protegido por un clima templado y sereno.

Clima para el aguacate

El aguacate se considera como una planta tropical pero no todas las variedades conocidas, en climas verdaderamente fríos se ven muchas variedades aclimatadas prosperar y fructificar normalmente, produciendo cosechas bastante abundantes de frutos exquisitos.

La fácil aclimatación de esta planta, su rusticidad e importancia nos obligan justamente a consagrarle mayor atención. Lugares hay muchos, en donde sin grandes cuidados se producen muy buenos frutos, de sabor inmejorable, y gusto exquisito, ventajas que no se deben ciertamente a los sistemas mejorados de cultivo sino únicamente a las condiciones locales que favorecen a estas plantas, y que por su rusticidad se acomodan perfectamente al medio, y aun llegan a mejorar fácilmente.

Siembra

La siembra del aguacate se hace en almáciga, para trasplantar más tarde al lugar definitivo, ya sean pies francos o vástagos para injertar. Otras veces conviene producir en lugar definitivo los patrones que deben recibir el injerto; de este modo se gana tiempo, y se evitan los inconvenientes del trasplante que en el aguacate hay que tener en consideración. En cuanto a la semilla, se procurará usar la más reciente, la mínima distancia entre una y otra planta será de 8 metros.

Propagación aguacate

El aguacate puede multiplicarse por la vía agámica y por la vía sexual; en el mayor número de casos el aguacate se ha propagado por semilla, pues la práctica de los injertos no se ha vulgarizado todavía tanto como se deseara. Como es bien sabido, la multiplicación por semilla adolece de varios inconvenientes, algunos de los cuales hacen que dicho procedimiento sea desechado, si se quieren perpetuar algunas cualidades, que hacen de la variedad que se explota un producto valioso de constante demanda.

Para multiplicar el aguacate por semilla, se comienza por escoger, entre los más estimados frutos por su sabor y demás caracteres que se desee conservar, aquellos mejor desarrollados y que más satisfagan por su aspecto y forma; cuando estén maduros se separa la pulpa de la semilla, procurando no dañar las membranas que la cubren; después se hace un nuevo escogimiento entre estas semillas, desechando las que parezcan atrofiadas, deformes, o tengan algún defecto aparente, el resto servirá de semilla para la propagación, cuidando de usarlas lo más pronto posible para que no se sequen y se altere su potencia germinativa, que les dura poco tiempo.

Compartir este articulo

Contacto