Cacao

Al cacao y chocolate se los utilizaba tradicionalmente como energizantes y como tónico general para proteger contra enfermedades. Han sido usados, también, para estimular el apetito, aumentar la resistencia física, y para reducirla fatiga. Algunas culturas lo usaban como afrodisíaco.

En la actualidad, se le atribuye la habilidad para "elevar" los sentidos, mantener el estado de alerta y de bienestar general y de reducir la tensión. Los caracteres organolépticos del chocolate como sus propiedades estimulantes han hecho a este alimento, uno de los más famosos del mundo. Hoy en día, se sabe que numerosos componentes del chocolate tienen efectos beneficiosos para la salud, pero no para utilizar a este alimento como medicina.

Propiedades del Cacao

Los nutrientes primarios del cacao, además de las grasas que provienen de la manteca de cacao, incluyen hidratos de carbono y proteínas, y en menor proporción minerales como el magnesio, fósforo, potasio, teobromina -el principal alcaloide del grano de cacao-, cafeína, compuestos antioxidantes como los polifenoles, y agua. Su valor calórico elevado se debe fundamentalmente a la alta proporción de grasas y azúcares (520 cal. %, en promedio). A pesar de que se conoce la mayor parte de los componentes del chocolate; últimamente se ha puesto gran interés en recientes descubrimientos especialmente relacionados con su contenido en sustancias antioxidantes (formas complejas de compuestos fenólicos), con efectos protectores para la salud.

Propiedades del chocolate

Usos Medicinales Cacao

Según diversos estudios, el chocolate, cuyos beneficios cardiovasculares ya han sido revelados en varios ensayos clínicos, puede ser también bueno para el cerebro favoreciendo la circulación sanguínea cerebral.

El cacao es rico en polifenoles-flavonoides, un potente antioxidante que protege al sistema circulatorio, en especial al corazón. El "chocolate negro" es particularmente rico en polifenoles que entre otros efectos benéficos previene o reduce los efectos del SFC y encefalomielitis miálgica.

Además, este alimento posee aporta buenas cantidades de serotonina y de anandamida, ambos psicotrópicos, que obtenidos en dosis suficientes (mínimas) facilitan una sensación de placer sin caer en la irrealidad o la estupefacción, tal sensación de placer refuerza al sistema inmune.

También se ha observado que la ingesta de chocolate compensa las inversiones de péptidos que suelen ocurrir en el sistema nervioso central de los seres humanos durante su adolescencia cuando se enamoran.

Compartir este articulo

Contacto