Cultivo Manzana

Clima cultivo de manzana

La altitud y clima ideales para la manzana se encuentra donde las temperaturas mínimas bajan de 7ºC. Estas condiciones no se cumplen en el Valle Central de Costa Rica, salvo en alturas superiores a 2.000 msnm pero en ellas el exceso de neblinas y lluvias generalmente compromete el éxito del cultivo.

Para huertos comerciales se han establecido un ámbito de altitud situado entre los 1.3000 a 2.200 msnm, con la condición de que esos lugares tengan una época seca definida de unos cuatro meses de duración. La temperatura nocturna tiene influencia en la forma y color del manzano; noches más frías inciden en mejor calidad del fruto, expresada en forma alargada y color rojo.

Suelo cultivo de manzana

El suelo ideal para cultivar manzana debe tener textura franco arenoso y un buen drenaje, el pH es crítico, si es mejor de 5,5, y el aluminio intercambiable mayor de 0,3 meq/100 ml de suelo, se deberá corregir mediante encalado.

Los excesos de agua en el suelo, favorecen el ataque de los hongos causantes de las podredumbres en la raíz y también produce la muerte de los arbolitos por asfixia, por lo cual sólo se puede plantar en suelos con excelente drenaje.

Siembra cultivo de manzana

La plantación se debe establecer con base en diseño rectangular, con distancias de 5 m entre filas y 3 m entre árboles. En el caso de plantaciones en curvas de nivel, la distancia entre filas no será constante. Cuando se usan patrones fuertes en suelos apropiados y razonablemente fértiles, no se deberá disminuir la distancia de tres metros entre árboles en las filas.

El polinizador se puede ubicar cada tercera fila y cada tercer árbol en la fila; en el caso de que se deseen diversificar las variedades, cada tercera fila completa será de polinizadores. Debe ser una costumbre quitar todas las frutas del polinizador, o por lo menos ralear fuerte, no porque sean de mala calidad, sino para asegurar su floración abundante todos los años.

Lo más recomendable es plantar arbolitos en escoba o raíz desnuda, desarrollados directamente en el suelo, cuyo injerto sea de un año de edad y que hayan sido tratados con frío (30 días a 4ºC), operación que debe realizarse durante el verano.

Plantación cultivo de manzana

Fertilización cultivo de manzana

En la preparación del suelo se ha indicado adicionar abono complejo en el fondo del hoyo de siembra, lo cual colmará las necesidades inmediatas del arbolito joven. Para las siguientes fertilizaciones, se sugiere abonar solamente con nitrógeno en forma de urea, en pequeñas cantidades pero en forma continua, hasta la época de setiembre u octubre, con el fin de que la madera madura y se prepare para la brotación del año siguiente.

Malezas cultivo de manzana

Antes de la siembra, es muy importante eliminar las malezas, sobre todo los zacates. El herbicida glifosato da a la superficie efectividad y tiene la ventaja de que el manzano no es afectado por su acción. En el caso de arbolitos jóvenes recién plantados se recomienda efectuar rodajeas a su alrededor y en el resto del terreno utilizar herbicida, sin atomizar el árbol.

Durante el período de lluvias, las pendientes de las terrazas deben estar protegidas de la erosión con las malezas y solamente al comienzo del verano se tratarán.

La mejor época para el combate de maleza en huertos establecidos, es un mes después del comienzo del verano ya que la cubierta vegetal extrae el agua del suelo y disminuye la reserva de agua, lo cual causa una deficiencia hídrica en las plantas de manzana que influencia las hojas y facilita la defoliación artificial.

Poda cultivo de manzana

Se acostumbra clasificarla en poda de formación, fructificación y rejuvenecimiento. Respecto a la poda de formación, son muchas las formas que se le pueden dar a un manzano y cada una de ellas presenta sus ventajas e inconvenientes; en este espacio se mencionarán dos grupos, el de formas chatas o espalderas y el otro el de formas redondas.
Contacto