Usos Medicinales Naranja

Por sus propiedades nutritivas y su bajo costo, son muy consumidas y recomendadas para todos en general.

Debido a su contenido de vitamina C, betacaroteno y flavonoides, son ideales para aquellos que padecen de enfermedades del corazón y para quienes quieren prevenirlas. Estas sustancias, al prevenir riesgos asociados a los padecimientos mencionados, actúan como antioxidantes y a la vez impiden la aterosclerosis o depósito del colesterol malo en las paredes de los arterias.

Por su contenido de vitamina C, es ideal para aquellas personas con necesidades aumentadas y/o deficiencias de esta vitamina, como los deportistas, fumadores, los adultos mayores (ya que consumen pocas frutas y vegetales), personas con las defensas bajas y con enfermedades inflamatorias crónicas. Por esa misma razón, se recomienda para la prevención de infecciones o resfríos, ya que mejora el sistema inmune. Es igualmente importante para aquellos con anemia por deficiencia de hierro, pues al consumirla junto con alimentos fuente del mismo (carnes, frijoles, entre otros), aumenta la absorción del mineral deficiente en nuestro organismo.

El aporte de ácido fólico hace a la naranja recomendable para las mujeres embarazadas, siempre y cuando no le provoque acidez o algún trastorno semejante.

El zumo o jugo de esta fruta posee acción colagoga y colerética, es decir, acción depurativa o purgante y que provoca el vaciamiento de la vesícula biliar. Este vaciamiento, que se produce normalmente cuando comemos para ayudar a la digestión de las grasas, puede resultar brusco si se consume el jugo en ayunas. Estas acciones a su vez pueden causar molestias como náuseas o dolor abdominal, por lo que está desaconsejado para la persona con cálculos biliares (colelitiasis).

La fibra aportada por la naranja ayuda a prevenir o mejorar el estreñimiento y ejerce un efecto saciante o de “llenura”, lo cual puede favorecer a las personas con exceso de peso y diabetes incluso.

Se recomienda mucho a deportistas, pues su combinación de vitaminas y minerales, es ideal para reponer los líquidos perdidos por la sudoración y para minimizar el riesgo de lesiones musculares.

Como si fuera poco, la naranja posee un efecto diurético, que beneficia a aquellos con hiperuricemia (ácido úrico elevado) o gota y en caso de cálculos renales (si no son por oxalato de calcio), ya que favorece la eliminación de ácido úrico y sus sales. Asimismo, es ideal para la hipertensión arterial y otras enfermedades relacionadas con retención de líquidos.

Quienes sí deben vigilar y controlar su consumo son aquellos que padecen insuficiencia renal (por su contenido de potasio), quienes por alguna otra causa también llevan una dieta baja en el mineral, si se tienen cálculos renales por oxalato de calcio (por su contenido de ácido oxálico) y quienes sufren molestias al consumirlas por la presencia de trastornos gástricos como hernia hiatal, acidez, gastritis, úlcera gástrica o gastroduodenal.
Contacto